Header Ads

Thierry Arbogast

El director de fotografía para Jean-­Paul Rappenau, André Téchiné, Emir Kusturica y, desde luego, Luc Besson, Thierry Arbogast tiene la virtud de cambiar de un registro al otro, y un don para juegos de sombras y claroscuros. Su interés en la fotografía empezó a la edad de 11 años y en poco tiempo estaba desarrollando sus propias fotos y filmando cortos en su Super 8. Él reconoce que no le iba bien en la escuela, y dejó la secundaria a los 17 por un trabajo como asistente de cámara. Lo que Arbogast sí estudió sin embargo, fue el trabajo de los grandes directores de fotografía como Vittorio Storaro (Apocalypse Now) y Gordon Willis (The Godfather).

Eligiendo sus proyectos a la luz del universo entero de cualquier director, ha creado fieles lazos con varios directores, a veces tomando aproximaciones de iluminación radicalmente diferentes. Como en I Don’t Kiss (1991), empezó a colaborar con André Téchiné cuya estética confiesa haber encontrado a veces “casi vergonzosa” y él “está ligado a otros valores como la forma en la que actúa y se mueve el talento”. Al otro lado del espectro, iluminando Black Cat, White Cat (1998) de Emir Kusturica, descubrió una aproximación muy diferente: “Él es muy creativo y necesita visualizar una toma para poder enriquecerla” dice sobre el cineasta. “Él lo va construyendo poco a poco, y eso toma tiempo”.

Conoció a Luc Besson en 1990 en La Femme Nikita. Los dos hombres se dieron cuenta rápidamente que estaban en la misma sintonía de onda. “Luc siempre logra sorprenderme haciendo lo opuesto de lo que yo habría hecho” explica Thierry Arbogast. “Él trabaja para el espectador lo cual explica la rara osmosis entre él y su público. Los equipos a los que dirige deben permanecer concentrados y aplica mucha presión desde el principio en una toma. La primera mitad siempre es muy tensa, pero una vez que pasas los Azores, es como navegar fácilmente y Luc se relaja. La segunda mitad se vuelve una película entre amigos, como en Leon”. Una asombrosa relación que culmina en Amor, Honor y Libertad.