Header Ads

Michael J. Fox

Michael J. Fox nació como Michael Andrew Fox en 1961 a sus padres William y Phyllis en Edmonton, la capital de la provincia canadiense de Alberta. (Luego fue a adoptar la ‘J’ como homenaje al legendario actor Michael J. Pollard,) Fox, quien se describe como un “hijo de militar,” tuvo que mudarse varias veces durante su niñez, junto con sus padres, su hermano y sus tres hermanas. La familia Fox finalmente estableció raíces en Burnaby, British Columbia (un suburbio de Vancouver), cuando William Fox se retiró de las Fuerzas Armadas Canadienses en 1971.

Tal como la mayoría de niños canadienses, a Fox le encantaba el hockey y soñaba en tener una carrera profesional en la Liga Nacional de Hockey. En su adolescencia, sus intereses se expandieron. Empezó a experimentar con la escritura creativa y el arte, y tocó guitarra en una serie de conjuntos de rock amateur antes de que finalmente realizara su afinidad por la actuación.

Fox debutó como actor profesional a los quince años, co-protagonizando la comedia Leo and Me por Canadian Broadcasting Corp. (CBC) junto al futuro ganador de un Tony Award®, Brent Carver. A través de los próximos tres años, él logró compaginar su trabajo en el teatro local con el de la televisión, y logró obtener algunos papeles en algunas películas estadounidenses filmadas en Canadá.

Cuando cumplió los dieciocho años de edad, Fox se mudó a Los Ángeles. Tuvo una serie de partes pequeñas, incluyendo una en la breve (pero aclamada) serie de CBS de Alex Haley y Norman Lear llamada Palmerstown USA, antes de ganarse el papel del adorable conservador Alex P. Keaton en la inmensamente popular serie de NBC, Family Ties (1982-89). Durante los siete años que él estuvo en Family Ties, Fox logró ganarse tres Premios Emmy® y un Globo Dorado®, convirtiéndolo en uno de los actores jóvenes más prominentes del país.

Fox regresó a las series de televisión en 1996 con Spin City de ABC, desempeñando el papel de Michael Flaherty, el alcalde auxiliar de Nueva York. Recibió gran aclamo de la crítica, ganándose tres Globos Dorados un Premio Emmy, tres nominaciones al Emmy, el Premio de la Revista GQ al Hombre Del Año (en la categoría de comedias de TV), un premio People’s Choice y dos Premios SAG®. Durante su actuación en el programa, el cual fue completamente filmado en la Ciudad de Nueva York, Fox hizo de todo, desde galopar a caballo a pelo por Central Park hasta saltar al Río Hudson. También fue productor ejecutivo, junto con Gary David Goldberg, Bill Lawrence, David Rosenthal y el productor/director Andy Cadiff.

En otros trabajos de televisión, Fox apareció en Don’t Drink the Water de Woody Allen en 1994. Dirigió a Teri Garr y a Bruno Kirby en un episodio de Tales From the Crypt y posteriormente dirigió un capítulo de la serie Brooklyn Bridge.

Durante su concurrido trabajo en la televisión, Fox también tuvo el tiempo para convertirse en una estrella internacional de cine, apareciendo en más de una docena de películas de largometraje, demostrando su excelente habilidad de cambiar rápidamente entre comedia y drama. Estas incluyeron la trilogía Back to the Future, The Hard Way, Doc Hollywood, The Secret of My Success, Bright Lights, Big City, Light of Day, Teen Wolf, Casualties of War, Life With Mikey, For Love or Money, The American President, Greedy, The Frighteners y Mars Attacks!

Fox se casó con su co-protagonista en Family Ties, la actriz Tracy Pollan, en 1988. Han tenido cuatro hijos juntos. Inspirado a encontrar proyectos que disfrutaran sus propios hijos, Fox hizo locuciones en una variedad de exitosas películas para niños desde a principios de los 90s. Comenzó como Chance, el perro en las películas Homeward Bound de Disney. En diciembre de 1999, hizo la locución de Stuart Little para la película de Sony del mismo nombre, y en el verano del 2001, la locución de Fox fue escuchada como protagonista de Atlantis, The Lost Empire, su primer largometraje animado para Walt Disney Co.

Aunque él no compartió la noticia con el público durante siete años, Fox fue diagnosticado con los inicios tempranos de la enfermedad de Parkinson en 1991. Después de dar a conocer su condición en 1998, él se comprometió a asistir en la campaña para aumentar los esfuerzos de investigación relacionados con la enfermedad de Parkinson.

Fox anunció su jubilación del programa Spin City en enero del año 2000, una vez completada su cuarta temporada y el episodio número 100. Expresando orgullo por el programa, el talentoso elenco, los escritores y el equipo creativo, él explicó que sus nuevas prioridades causaban que este fuera el momento apropiado para alejarse de las exigencias de una serie semanal.

Fox sigue siendo un actor muy cotizado. Ha recibido aclamo crítico por su papel en la serie de CBS, The Good Wife, en la primavera del 2009 tuvo una actuación estelar de múltiples episodios en el exitoso drama de Denis Leary por el canal FX Network, Rescue Me. En el 2006, tuvo una actuación estelar recurrente en el drama legal de ABC, Boston Legal, y en el 2004 apareció como el Dr. Kevin Casey en la serie Scrubs, la cual en ese entonces era de NBC. Fox también se ha convertido en un escritor muy bien vendido. Su segundo libro, Always Looking Up: The Adventures of an Incurable Optimist, fue publicado en marzo del 2009 y debutó en segundo puesto en la lista de best sellers del New York Times. Su autobiografía del 2002, Lucky Man, también fue best seller del New York Times y a nivel nacional, y su grabación en audio fue nominada a un premio Grammy.

Fox ha cambiado su enfoque primario y ha dirigido sus energías en dirección de la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del Mal de Parkinson, la cual fue lanzada en el 2000, y sus esfuerzos para recaudar los recursos necesarios y aumentar conciencia acerca de la enfermedad de Parkinson. Fox sinceramente cree que si se forma un esfuerzo concretado por parte de la comunidad afectada por el mal de Parkinson, los representantes elegidos en Washington, DC, y aún más importante, el público general, los equipos de investigación serán capaces de localizar la causa del mal de Parkinson y de descubrir una cura durante nuestras vidas.

Michael J. Fox