Header Ads

Película El Principito: Desarrollando la Magia Técnica

El supervisor de personajes 3D de la película, Hide Yosumi, quien fue director técnico para películas de Disney como "Bolt", Tangled" y "Wreck-It Ralph", y su equipo desarrollaron un nuevo sistema de decoración desde cero para "El Principito". "Hemos creado un robusto y flexible sistema de decoración, porque estábamos muy atentos en diseñar en 3D", señala. "Nunca dejamos de mejorar los personajes a lo largo de la producción. Nuestro objetivo era no perder mucho tiempo cada vez que un director quisiera mejorar los personajes, para que se pudiera cambiar el modelo del personaje, y una hora más tarde, poderlo ponerlo de vuelta en la línea de producción".

Según Yosumi, un desafío clave para el equipo de animación fue agregar esa dimensión adicional al mundo 2D introducido por primera vez en el libro. "Nos movemos desde el Mundo 2D creado por Saint-Exupéry a un mundo 3D, de animación. Se hizo todo distinto. Cuando creábamos un personaje en 2D, también necesitábamos una vista de 360 grados de este personaje, por lo que constantemente teníamos que comprobar todos los diferentes ángulos y asegurarnos de que el personaje fuera atractiva en la pantalla grande. La película tiene su propio idioma, pero nosotros necesitábamos un fuerte vínculo con el mundo del libro. También tuvimos en cuenta el vínculo entre las secciones de stop-motion de la película y las partes de la animación. No podía ser realista y tampoco demasiado caricaturesco, sino algún punto intermedio, un mundo que lo haría también ser creíble para el público que lo ve por primera vez".



BIENVENIDO AL MUNDO DEL STOP MOTION



Cuando llegó el momento de encontrar un equipo para entregar las secuencias de stopmotion de EL PRINCIPITO Osborne decidió llamar a los talentos de Jamie Caliri, mejor conocido por el comercial galardonado de United Airlines "Dragón", y las secuencias de crédito para "Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events" y "The United States of Tara". "Me encanta el trabajo de Mark y lo conocía de la escuela, así que cuando me enteré de que él quería utilizar animación stop-motion para una parte de la película, expresé mi interés inmediatamente", dice Caliri, quien también es el director creativo de software Dragonframe, utilizado para filmar animación de difusión y cinematográfica de todo el mundo. "Tuvimos la suerte de tener a Alex Juhasz ("The United States of Tara", "The Babadook") que tiene un gran ojo y un fantástico estilo de ilustración para trabajar en los bocetos conceptuales de producción desde el principio. Creamos algunas esculturas con sus ilustraciones en Ojai, California y yo las fotografíe y las envié a Mark. Nuestro enfoque era grabar el material en un estilo conservador y tranquilo, porque queríamos centrarnos en la simple belleza de los materiales".

Caliri, Juhasz y el director de animación stop-motion Anthony Scott trabajaron en estrecha colaboración con Osborne para construir el mundo como se filtra a través de las páginas del El libro del Aviador. "Hemos decidido utilizar el papel como nuestro medio porque Mark había construido esta historia alrededor del Príncipe ... estas páginas sueltas del libro a las que el viejo Aviador se había aferrado todos estos años. Es una relación evidente con la historia. Así que partimos de la secuencia que está hecha completamente de papel en el inicio, y después, conforme se vuelve más dimensional, utilizamos una combinación de papel y arcilla, lo que permite que se aplique acuarela encima de las caras. Construimos todo de una manera teatral, pero iluminamos los escenarios de una manera realista".


Caliri menciona que una de sus escenas favoritas de la película sucede desde el principio del proyecto. "En nuestra primera secuencia, introducimos este mundo de papel a través de los ojos de la Niña", señala. "Pasamos de la secuencia de animación a este mundo de papel en stop-motion como ella imagina. El papel se mueve en un túnel de papel que parece nubes, y luego se convierten en las dunas de arena. Esto se hizo con el uso de simple papel cortado, distribuido en un espacio 3D, sobre una mesa, básicamente".

Anthony Scott, el director de la animación stop-motion de la película, también cree que la opción de hacer los títeres y juegos de papel fue lo que realmente hizo que sus secuencias se destacaran. En lo que se refiere a los desafíos específicos, menciona la complejidad de capturar el personaje del Principito. "En términos de animación pura, uno de mis primeros pensamientos tenía que ver con la bufanda del Príncipe", recuerda. "En el libro, las ilustraciones suelen mostrar el pañuelo mágicamente suspendido en el aire como si hubiera un viento constante. Me preguntaba qué pensaba Mark sobre eso, y se decidió que íbamos a evaluar el nivel del viento para cada secuencia. Así que el viento en realidad se convirtió en un personaje más de la película! Una vez que esto se decidió, los animadores tuvieron una guía para ayudarles a determinar cómo animar el pañuelo".

El tiempo que tardó en crear cada minuto de stop-motion de la película a menudo dependía del nivel de complejidad de cada toma en particular. "Dos personajes, caminando despacio y hablando tomará más tiempo para animar que un solo personaje parpadeando y girando la cabeza", explica Scott. "Así que yo diría que un animador en nuestro proyecto crearía un promedio de 5 a 15 segundos de metraje por semana dependiendo de la complejidad en un ángulo específico".

Como la mayoría de los miembros del reparto y el equipo de la pel ícula, Scott y su equipo regresaron al libro y a sus ilustraciones evocadoras muchas veces para recargar sus visiones creativas. "Eran sin duda la fuente más fuerte de inspiración para mí", dice. “Esas ilustraciones siempre han estado conmigo desde que era un niño, me perseguía: el Príncipe cuidando su planeta, visitando otros planetas y sus extraños habitantes, encontrándose con la Serpiente en el desierto. El llevar todo esto a la vida en stop-motion realmente completó algo dentro de mí".