Header Ads

La Gran Apue$ta: Los Inconformistas

El libro que emocionó tanto a McKay como a Plan B para realizar una película acerca de los eventos que derivaron en la crisis bancaria proviene de la mente de Michael Lewis, maestro narrador de historias de no ficción. Después de trabajar en un gran banco de Wall Street él mismo durante la década de 1980, Lewis escribió el best seller Liar’s Poker, un libro divertido y revelador que describe el mundo lucrativo y engañoso de las operaciones de bonos. El autor no tenía planes de escribir una secuela hasta que ocurrió el colapso financiero en 2008. “Comencé a leer que los grandes bancos parecidos a donde yo trabajé perdieron cientos de miles de millones de dólares en operaciones del mercado de bonos hipotecarios de alto riesgo”, recuerda Lewis. “Los bancos pusieron sobre la mesa dinero falso y perdían enormes cantidades... así que me pregunté, ‘¿Cómo puede ocurrir esto?’”.



En busca de respuestas, Lewis se reunió con ex banqueros inversionistas que se quedaron sin trabajo después del colapso. “Salimos a tomar una cerveza y me dijeron extra oficialmente, ‘La única razón por la cual te explico por qué perdí 10 mil millones de dólares en una sola operación es que tú eres la razón por la que estoy en el negocio. Leí Liar’s Poker y me emocionó tanto que decidí ser corredor de Wall Street’. Después de algunas conversaciones pensé, ‘¡Jesucristo, yo generé esta crisis!’ Tenía una influencia personal en estos tipos responsables de perder todo este dinero pues ingresaron a la profesión por el libro que yo escribí. Entonces traté de entender cómo estas instituciones, que son el corazón del capitalismo, se volvieron semejantes estúpidas e hicieron cosas tan suicidas. Los bancos como Goldman Sachs están llenos de tipos extremadamente brillantes, bien educados y los mejores egresados de Harvard, Yale y Princeton”.

Sin embargo, no fueron estos antiguos Amos del Universo de Ivy League los que terminaron como protagonistas en el libro de Lewis. Más bien él centró su atención sobre los inconformistas que desafiaron la sabiduría dominante de los bancos, los reguladores gubernamentales y los gurús de los medios, para apostar todo lo que tenían a una falla sin precedentes del mercado inmobiliario estadounidense. “Advertí que fueron estos tipos inconformistas de la periferia los que descubrieron la corrupción que había invadido el sistema”, explica. “Ellos son los hombres que convirtieron mi idea en el libro La Gran Apuesta y no se quedó simplemente en un artículo para una revista. Los hombres que apostaron contra los bancos y consiguieron fortunas, ellos fueron los personajes que me interesaron”.