Header Ads

La La Land: Colores Giratorios - Los Vestuarios de Mary Zophres

Para la diseñadora de vestuario nominada al Oscar, Mary Zophres- cuyo trabajo abarca desde un panorama vaquero en No Country For Old Men hasta la exploración espacial de Interstellar- La La Land presentó la promesa de una inmersión total que es lo que más la inspira. Ella coordinó de cerca con Linus Sandgren y los Wasco para crear un mundo amalgamado en el que los vestuarios armonicen con el diseño.

Al principio, Zophres tuvo que hacerse la idea del inmenso alcance de los vestuarios de la película. “Solamente Mia y Sebastian tienen más de cincuenta cambios cada uno. Eso es mucho” objeta Zophres. “Pero estaba tan motivada por la visión de Damien que me dio escalofríos- y eso te da la habilidad de seguir aunque no hayas dormido nada y estés agotada”.

Ella y Chazelle se concentraron intensamente en el color como vehículo de la emoción. Empezamos el primer día repasando la película escena por escena hablando de las paletas” describe. “Hablamos de cómo algunas escenas podían ser neutrales con un acento amarillo y otras tal vez tener a los hombres vestidos de colores obscuros y a las mujeres de colores. Atemporalidad con una cualidad contemporánea es lo que siempre estábamos buscando”.

Buscaron de cerca en sus predecesores como The Umbrellas of Cherbourg hasta Bandwagon y Swingtime. Pero Zophres dice que su proceso era lo opuesto a la imitación. En lugar de eso, las formas y paletas estaban más inspiradas en sumergirse en los mundos habitados por Sebastian y Mia.

“Todo fue muy intuitivo” dice Zophres. “Hay un fuerte uso del color a lo largo de la película, como en los musicales clásicos, pero también se trataba de lo que encontráramos más placentero para estos personajes. Por ejemplo, he visto a Emma en un vestido amarillo canario en la alfombra roja. No hay muchas personas que puedan usar ese color, pero ella se veía impactante. Así que le propuse a Damien: ¿por qué no usamos un vestido amarillo para ‘Dueto’?”



Zophres encontró que Stone era una musa perfecta para sus diseños. “Es un encanto vestir a Emma. Hay muchos momentos en los que suspiras ‘a-ha’ en muchas ocasiones en el cuarto de vestuario con ella porque es un lienzo increíble” dice la diseñadora de vestuario. “La idea para Mia es que empieza con muchos colores vibrantes, así que hay algo de niña en ella. Después conforme se vuelve más madura y concentrada en su trabajo, el color empieza a volverse un poco menos saturado, al punto en el que en su monólogo está vestida de blanco y negro. Después la vemos cinco años después, y es la misma niña- pero mucho más sofisticada”.

Muchos de los atuendos de Mia tienen una atracción vintage, para estar a la par con el tono de la película. “Su blusa de barista está basada en una hermosa toma de Ingrid Bergman de los 1940’s” nota Zophres. “También hay un test para la pantalla que hizo Bergman hace mucho en el que está vistiendo un vestido halter rosa. Mia usa algo similar que encontramos en una tienda vintage en el Valle de San Fernando. Es el tipo de vestido que pudiste haber usado hace 50 años pero que igualmente lo puedes usar hoy”.

Para Sebastian, de Ryan Gosling, Zophres enfatizó lo elegante, con un poco de lo poco convencional. Casi toda su ropa fue hecha a la medida. “Su look no es necesariamente moderno, pero tampoco es necesariamente algo que ves vestir a la mayoría de los hombres que pasan caminando por la calle. Es un look que sientes que él ha desarrollado y conservado. Es un tipo al que no ves vistiendo una camisa. En vez de eso, tiene un tipo de silueta delgada muy específica que habla de un respeto por la tradición y la formalidad” explica.

La tonalidad es igualmente una clave del look de Sebastian, desde su traje café sable en la escena de apertura a su saco deportivo azul y todos los trajes negros que usa en el tour con los Messengers. También calza zapatos de dos tonos, un toque que Zophres adora. “Esos eran populares en los 40s, pero parecía transmitir un sentido de rareza y ligereza y amor a la vida. Esos zapatos son tan alegres para mí, y se volvieron como una cualidad de Sebastian porque él tiene una pasión por el pasado que trae al presente. Sería divertido ver a más hombres caminando por la calle con zapatos de dos tonos”.

Gosling quedó sorprendido con lo que creó Zophres. “Si es que hay un Monte Rushmore de los diseñadores de vestuario, Mary Zophres está sobre el” dice Gosling”. Es realmente una de las mejores diseñadores de vestuario que existen, y su vestuario realmente me ayudó a caminar esa línea entre los 1940s y la sensibilidad contemporánea”.

Para los grandes números de baile, Zophres se concentró no solamente en la forma sino también en función extrema, con ropa que se balanceara, diera vueltas y se viera todavía más hermosa entre bailes que casi emprenden el vuelo. “Los vestuarios de Mary hacen eco a la sensibilidad amplificada que se transmite en cada marco de la película” dice Marc Platt. “Y la forma en la que se mueven sus vestuarios solamente acentúa la belleza de la película aún más”.

Jordan Horowitz se sintió agradecido de cómo se unificaba todo el cuerpo de la película para lograr la proeza de hacer un musical moderno. “Hubo muchas grandes colaboraciones en esta película y creo que lo que la hizo inusual es que todos se sintieron muy apasionados con su propio trabajo pero también por crear la visión de Damien igual de alegre como él la creó”. Agrega Fred Berger: “El resultado es una experiencia tan visceral que realmente se presente así en la pantalla grande, y poder ir y divertirse al verla. Los personajes son auténticos pero también es un espectáculo visual desde principio a fin”.

Para Platt, cada elemento tan cuidadosamente diseñado de La La Land - desde el diálogo a las canciones, actuaciones, fotografía y los más pequeños detalles de los sets y vestuarios- se sincroniza para crear algo que, como el romance, se siente misteriosamente más como la suma de sus partes.

“La La Land es una experiencia cinemática en sí misma. Es deslumbrante pero también íntima. Es enorme pero también romántica. Es alegre y melancólica. Baila y canta. Y pinta un retrato del amor y de la ciudad de Los Angeles que nunca antes has visto. Finalmente, te transporta hacia un sentimiento de tipo diferente de lo que estás acostumbrado a tener en el cine” concluye Platt.

Chazelle espera que uno de los sentimientos que evoca la película sea la pasión, ya que está fue la raíz en su intricada creación. “Yo creo que La La Land trata sobre pasión- sobre pasión por el arte y pasión por el amor y con suerte, la pasión con la que nos aproximamos a la película, con la que la escribimos, con la que compusimos la música y con la que la presentamos, sea algo que puedas sentir”.