Header Ads

La La Land: Ryan Gosling / la Historia de Seb

El pianista de jazz Sebastian casi se pierde al gran amor de su vida. Un desafiante empedernido del jazz retro que no cree en abandonar sus convicciones por nadie ni nada, al principio descarta a Mia como otra persona más que nunca lo comprenderá a él o la gravedad de sus sueños- pero eso no resulta como lo planea.

Tomando el papel está el nominado al Premio de la Academia, Ryan Gosling en lo que probablemente es su más inesperada partida hasta la fecha. Desde su papel sobresaliente en Half Nelson y a lo largo de películas como Lars and The Real Girl, The Ideas of March, Blue Valentine, Drive y The Big Short, Gosling se ha dado a conocer por un rango de emociones volátiles. ¿Pero, podría combinar eso con los suaves encantos del protagonista de un musical?

Los cineastas se convencieron. El productor Marc Platt había trabajado previamente con Gosling en Drive y sabía que era capaz de más de lo que hubieran visto las audiencias. “Hay algo sobre Ryan” musita. “Primero que nada, es una actor maravilloso y creo que puede hacer cualquier cosa en términos del papel, ya sea drama, comedia, violencia, dulzura, encanto, cantar, tocar piano o bailar. El papel también exigía un actor con la iniciativa de entregarse a una preparación intensiva, y yo sabía que Ryan ese esa persona”.

El productor Fred Berger nota que Gosling parecía comprender lo que motivaba a su personaje, y al mismo tiempo, lo que atraía a Mia. “Ryan interpreta a Sebastian como un hombre de una determinación real” describe Berger. “Eso es lo que alimenta su terquedad de quedarse en Los Angeles y decir aquí tendré éxito como el artista que soy en mis propios términos. No es una terquedad que nazca del ego o alguna cualidad abrasiva. Sino que viene de una convicción real y de una pasión, que Ryan inyecta al personaje de manera tan hermosa”.



Según resultó, Gosling tenía su propio afecto por las películas musicales que vino a resaltar en el momento en el que se involucró. Gosling dice: “Me sentí realmente intrigado por el hecho de que Damien quería hacer una película en el estilo de las eras de Fred y Hinder y Gene Kelly, porque esos son los musicales que me conmueven. El hecho de que quisiera que esta película tuviera ese tipo de estética y espíritu de juego fue fantástico porque era también un deseo secreto mío hacer una película así”.

Un atractivo similar para Gosling fue la intriga de interpretar a un hombre que ama con todo su ser una forma de arte que parece estar muriendo en la cultura pop que tan rápidamente está cambiando.

“Sebastian ha dedicado su vida a ser un gran pianista de jazz, pero en su mente el mundo que lo rodea está diciendo que esos días están por terminar. Sus héroes nacieron hace 70 años, y en esta época, un gran pianista que toca jazz real está destinado a trabajar en bares en los que las personas ni siquiera detienen sus conversaciones para escucharte” observa Gosling. “Así que, ¿qué tantas concesiones haces para ser el artista que quieres ser?”

La línea entre dedicación con principios y convertirte en alguien irrelevante, afirma Gosling. “Creo que Sebastian está luchando entre la diferencia entre ser un purista y ser un snob” señala. “Al final, se enfrenta con una pregunta con la que se enfrentan muchas personas creativas en algún punto de su vida: ¿Debo seguir persiguiendo este trabajo que realmente me nutre o tengo que aceptar que éste solamente es un trabajo y que tengo que pagar mis cuentas?”

La ecuación da muchas vueltas nuevas cuando Sebastian conoce a Mia. Casi instantáneamente, él ve el destino de ella como más prometedor- y quiere apoyar sus sueños. “Creo que es más fácil para él apoyar el sueño de Mia que el propio” observa Gosling. “Simplemente cree que Mia necesita crear sus propias oportunidad y dejar de esperar que la gente le dé permiso para hacer lo que ama hacer”.

Por más que Gosling empatizara con su personaje, tenía bastante trabajo si quería lograr asumir el papel de un pianista de jazz consumado- en cuerpo y alma. Tomó por meses y meses clases de piano para jazz, sin mencionar aprender a bailar con un sentido moderno del suave.

El compositor Justin Hurwitz estaba impresionado con el implacable impulso de Gosling. “El trabajo que hizo Ryan al aprender a tocar piano es absurdamente genial. No puedo superarlo” dice Hurwitz. “Su nivel de compromiso al piano- sin mencionar la actuación, el entrenamiento en canto y baile- fue espectacular. Fue una de las grandes sorpresas de la película ver lo mucho que estaba dispuesto a lograr”.

Y el productor de música Marius de Vries simplemente confirma: “¡Nunca he visto algo así!”

Damien Chazelle agrega: “De hecho, no hay ninguna toma cercana de las manos de Sebastian en la que se haya utilizado un doble para el piano. Todo es Ryan. El papel requería de un actor con el tipo de trabajo ético que le permitiera convertirse en músico para esta película. Y Ryan dio ese clavado”.

Su co-estrella y célebre músico John Legend agrega acerca del progreso en piano de Gosling: “Yo estaba celoso, hombre. Al verlo tocar pensaba, wow, este tipo es muy bueno y acaba de aprender hace unos cuantos meses. Es realmente asombroso”.

Gosling aceptó la tarea con la energía de un hombre poseído- en parte porque era una especie de realización de un sueño. “Piano siempre fue algo que siempre había querido haber tenido el tiempo de aprender y aquí tenía una oportunidad genial de sentarme frente a un piano por tres meses y simplemente aprender- y lo aproveché. Fue realmente uno de los periodos de pre-producción más satisfactorios que he tenido” dice.

Cuando Gosling no estaba practicando piano, él y Emma Stone estaban pateando y bailando con la coreógrafa Mandy Moore. Moore dice: “Me pude dar cuenta desde el momento en el que comenzamos que Ryan era muy talentoso. Él es muy coordinado- pero también muy exigente consigo mismo. Desde el primer día decía, ‘Ahh, puedo hacerlo mejor’. Pero desde mi perspectiva, su progresión fue impresionante. Era como algo que se cocinaba lentamente. Ryan realmente se marina en cualquier cosa que esté aprendiendo pero además puedes ver como lo afina para hacerlo algo suyo. Una vez que obtuvo los movimientos en su cuerpo, estaba listo para hacer algo asombroso”.

Stone, quien previamente se había unido a Gosling en la exitosa comedia Crazy, Stupid, Love y apareció con él en Gangster Squad, no tuvo ningún problema en responder orgánicamente al gracioso, carismático y conflictuado hombre que Gosling encontró en Sebastian. Stone resume: “Ryan aportó tanto a este papel: aprendió a tocar piano asombrosamente bien y ha sido un gran compañero de baile. Pero lo que más me sorprendió es lo gracioso que es en este papel. Quiero decir que siempre he sabido que Ryan era gracioso pero es realmente muy gracioso en esta película. Como que lo tiene todo para ser Sebastian”.