Header Ads

La La Land. Una historia de amor

Un chico conoce a una chica quien conoce revolucionarias aspiraciones de la ciudad de estrellas- y todos rompen con las convenciones de la vida cotidiana conforme La La Land emprende un exuberante viaje de canción y baile a través del romance entre un pianista de jazz y una esperanzadora actriz. Simultáneamente una oda al glamour y la emoción del cine clásico, una carta de amor al Los Angeles de los sueños que no cesan, y un romance moderno distintivo, la película reúne a Ryan Goslin y Emma Stone, uniéndolos al director/ escritor en ascenso, Damien Chazelle (de la ganadora del Oscar, Whiplash).

La película comienza como todo comienza en Los Angeles: en el freeway (la autopista). Aquí es en donde Sebastian conoce a Mia, con un desdeñoso claxon en un embotellamiento que refleja demasiado bien el estancamiento por el que ambos están navegando en sus vidas. Ambos están enfocados en las casi-imposibles esperanzas que son el alma de esta ciudad: Sebastian tratando de hacer que a la gente le interese el jazz tradicional en el Siglo 21, Mia intentando conseguir aunque sea una audición ininterrumpida. Pero ninguno de los dos espera que su profético encuentro los llevaría a tomar riesgos que nunca pudieron por sí solos.



Los riesgos que ambos toman, el uno hacia el otro y, conflictivamente, hacia sus más grandes sueños artístico, crean su propio prototipo de mundo cinematográfico de ruptura en La La Land – uno que con luz, color, sonido, música y palabras emprende un viaje directamente hacia el éxtasis de la felicidad que perseguimos... y la aflicción de las pasiones que nunca logramos superar.

Transmitiendo claramente sus influencias pero tomando riesgos considerables, La La Land permite a Chazelle prestar homenaje a leyendas del cine al tiempo que emplea su poder actual para lograr que el terreno humano más privado- el territorio de las relaciones íntimas, sueños personales y los cruces de caminos en los que las decisiones hacen que el destino cobre vida- cobre vida en la pantalla como un universo palpable y real, pero también encantado.

Chazelle dice: “Para mí, era importante hacer una película sobre soñadores, sobre dos personas que tienen unos sueños gigantes que los motivan, que los unen, pero que también los separan”.

Continúa: “La La Land es una película muy diferente a Whiplash en muchas formas. Pero ambas hablan de algo que es muy personal para mí: cómo equilibrar la vida y el arte, como equilibrar los sueños y la realidad y también, específicamente, como equilibrar tu relación con tu arte con tu relación con otras personas. En La La Land, yo quería contar la historia utilizando música, canciones y baile. Me parece que el musical como género es un gran vehículo para expresar ese acto de equilibrio entre sueños y realidad”.

Los componentes de la película puede que sean atemporales, pero el productor Marc Platt, un veterano de los musicales en escenario y en cine, se da cuenta de que el enfoque es algo nuevo. Platt se unió a los productores Fred Berger y Jordan Horowitz, quienes desarrollaron el proyecto muy de cerca con Chazelle desde el principio. “Damien ha revitalizado el género al hacer uso de elementos clásicos, pero utilizándolos de una forma que habla a la vida del Los Angeles contemporáneo. Él exporta los cimientos de las grandes películas viejas hacia algo para una nueva generación” observa Platt.

Para forjar este híbrido de ideas vanguardistas casadas con formas clásicas, Chazelle trabajó con un grupo de colaboradores quienes cada uno trajeron sus imaginaciones a la mesa. Además de Berger, Horowitz y Platt, incluyen al compositor, Justin Hurwitz, quien toma una asociación creativa que comenzó con Chazelle en sus películas anteriores Whiplash y Guy and Madeline on a Park Bench en la realización de todo un universo musical; los letristas de Broadway nominados al Tony y al Emmy, Benj Pasek y Justin Paul, hicieron la mezcla de esta heredera del Siglo 21 y la pasaron a Rogers y Hammerstein, quienes pusieron las palabras a las melodías; al productor ejecutivo musical Marius de Vries, quien dirigió la música para la película Moulin Rouge de Baz Luhrmann y colaboró en la banda sonora de Rome + Juliet, y a la coreógrafa Mandy Moore quien ha estado popularizando el baile contemporáneo en So You Think You Can Dance, y tiene la primera oportunidad de crear números de baile a gran escala y para la pantalla grande.

Hurwitz dice que él y Chazelle buscaron formas de llevar el lenguaje contemporáneo- los lenguajes musical, visual y emocional- a un género que corre el riesgo de ser nostalgia. “La idea de hacer no solamente un musical, sino que un musical que trata de las realidades del amor y los sueños en la actual ciudad de Los Angeles, me motivó a mí y a Damien” dice el compositor. “Los musicales son tan intensificados y nos encanta eso pero también nos gustó la idea de capturar un sentimiento real de vida actual en medio de ese mundo intensificado”.

Para Moore, La La Land toma su propio lugar, suspendido en la frontera entre lo actual y lo atemporal. “La película muestra lo culturalmente relevante que puede ser el matrimonio entre la música, el movimiento, la actuación, el canto y el contar historias” resume.