Header Ads

Baywatch: La construcción

La producción de Baywatch Guardianes de la Bahía comenzó en febrero en 2016 en el área metropolitana de Miami, así como en Boca Ratón, los poblados costeros adyacentes de Deerfield Beach y Hollywood, antes de viajar a la costa de Georgia, al poblado de Savannah y las playas cercanas de Tybee.

El diseñador de producción Shepherd Frankel, que colaboró previamente con Gordon en Four Christmases, Horrible Bosses e Identity Thief, fue responsable de crear la estética de "Cualquier playa estadounidense" para representar a Emerald Bay. “Deseábamos que Emerald Bay fuera otro personaje en la película; algo familiar e identificable, pero no vinculado a un solo lugar”, explica Frankel. “Por eso fusionamos la filmación en Miami, Savannah y otras comunidades de playa”.



“Shepherd propuso crear una playa compuesta de varios litorales distintos en dos estados durante diversos meses y con varios tipos de clima”, dice Gordon. “Y a la larga, cuando la película se terminó, el resultado se siente como una sola playa". “Es algo plenamente integrado”, afirma Flynn. “Para mí es simplemente Emerald Bay”.

“El mundo creado en torno a los actores se diseñó para respaldar y elevar la historia”, dice Frankel. “La prueba crítica fue: Si no hubiera diálogo, ¿qué tanto puedes deducir basado sólo en el ambiente?”

Frankel trabajó arduamente en una gigantesca escultura de arena que representa a Mitch como Poseidón, una expresión visual de la admiración que la comunidad siente por el incondicional salvavidas que aparece desde el principio en la película.

“Investigamos sobre esculturas clásicas romanas y enviamos algunos dibujos a los escultores de arena profesionales en el área de Miami”, explica Frankel. “Tardaron tres días en construirla y al acabar quedó una escultura de 7 pies de altura y 14 pies de ancho muy detallada. Era la viva imagen de Dwayne Johnson y nos sentimos orgullosos de ella”.

Para resaltar la dificultad de unirse a Baywatch Guardianes de la Bahía, el equipo de Frankel diseñó una pista de obstáculos muy exigente para las escenas de entrenamiento de los salvavidas. El desafío combinó elementos de triatlón, de Tough Mudder, de American Ninja Warrior y del Hombre Más Fuerte del Mundo.


“Me fascina la pista de obstáculos porque resulta evidente que ser salvavidas no es una broma”, explica Frankel. “Después de 5 kilómetros, de nadar y de escalar un muro, te das cuenta de que ni siquiera comenzaron los obstáculos. Tenemos un gimnasio tropical de tres pisos, postes de teléfono, tracción de camiones, levantamiento de refrigeradores y giro de llantas de tractor. La pista es enorme y elaborada; comienza en un estado y termina en otro”.

Cada equipo de héroes necesita unas instalaciones distintivas y Baywatch Guardianes de la Bahía no es la excepción. “Queríamos que el Cuartel General de Baywatch Guardianes de la Bahía fuera una construcción prominente en Emerald Bay”, recuerda Frankel. “Lo más importante era su proximidad a la playa. Al mirar por las ventanas se debía ver el océano, la Torre de Salvavidas #1 y la realización de las pruebas directamente frente al edificio”.

Después de explorar varias áreas de Miami, Frankel encontró la “construcción perfecta, grande, vacía, hermosa y moderna” en Collins Avenue, en South Beach.

“Nos fascinó ese lugar”, explica Frankel. “Así que comenzamos a diseñar el acomodo de inmediato: la plataforma del capitán con espacios abiertos desde donde se veía el agua, así como la oficina de Mitch, al frente y al centro”.

El espacioso Boca Beach Club en Boca Ratón representa el ultra refinado The Huntley Club de Victoria Leeds.

“Emerald Bay es la comunidad con la que buscamos que el público se conectara y se sintiera parte de ella, pero The Huntley es exactamente lo opuesto”, comenta Frankel. “Su exclusividad debía lucir en la película. Los colores de Emerald Bay son brillantes y cálidos, pero The Huntley Club se diseñó en un patrón recurrente de blanco y negro que lo distingue totalmente”.

La propiedad circundante muestra playas de arena blanca, majestuosas palmeras, caminos de servicio y ondulantes vías de agua que se aprovecharon para otras escenas a lo largo de la película.

“Si la película fuera en una ciudad, los momentos escabrosos ocurrirían en un callejón oscuro, lleno de vapor y quizá con un gato que cruzaba el cuadro. En la playa, tus callejones son caminos de servicio, vías de agua y dunas de arena".