Header Ads

La Gran Apue$ta: Dinero Inteligente

Uno de los excéntricos tipos poco convencionales fue el Dr. Michael Burry, un neurólogo ubicado en San José y convertido en administrador de mesa de dinero, con un ojo de vidrio y la tendencia de ir a trabajar descalzo. Christian Bale, actor ganador del Oscar, se identificó de inmediato con Burry cuando el elenco se reunió en una sesión maratónica de 9 horas para conocerse antes de la producción.

“Mike no interactúa mucho con otras personas, pero es uno de los hombres más brillantes, conmovedores y sinceros que he encontrado”, dice Bale. “Mike estudió miles y miles de hipotecas individuales con objeto de crear un patrón. Nadie más tuvo la energía para hacer eso. Todos los otros sólo se divertían y ganaban mucho dinero. Nadie deseaba gritar, ‘Detengan el autobús, me quiero bajar’, pero Michael sí lo hizo. Él descubrió que esto era un fraude total”.

Con la postura de visionario antisocial que interpreta, Bale no interactuó con las otras estrellas en La Gran Apuesta. Casi todas sus escenas ocurren frente a una computadora o en una amontonada sala de grabación donde su personaje libera tensión tocando la batería. “Yo estuve solo en una oficina durante dos semanas interpretando mi papel, así que cuando vi el resto de la película fue una completa revelación”, dice el actor británico. “No tenía idea de lo que estaban haciendo, pero ahora que la vi creo que Adam creó algo enormemente divertido”.



McKay se maravilló de la plena inmersión de Bale dentro del papel. “Burry y Bale comparten este rasgo cuando ambos se dedican únicamente a trabajar”, dice el director. “La gran concentración y detalles que Christian aporta a su personaje son increíbles. ¡El primer día de filmación lo vi integrarse en el papel y ¡boom! Se convirtió en Michael Burry durante el resto de la película, captó su ritmo y sus rasgos físicos. Como a la mitad del rodaje, después de trabajar con Christian, le pregunté si no se había cansado de mí después de decirle tantas veces, ‘Estupenda toma’”.

Un ejemplo de la concentración impecable de Bale fue su capacidad de interpretar la secuencia de batería de heavy metal a pesar de que tenía una grave lesión en la rodilla que le ocurrió mientras se balanceaba en un trampolín con sus hijos. “Christian les decía a todos, ‘Estoy bien, estoy bien’, pero después veías su rodilla y estaba muy inflamada”, recuerda McKay. “Se lastimó todo, sus ligamentos, su rótula, su menisco, otras cosas de las que nunca había oído hablar, así que le dije, ‘No puedes trabajar así, no vas a tocar la batería, conseguiremos un doble’”. Pero Bale, que aprendió a tocar la batería en sólo dos semanas para dar vida al personaje, insistió en hacer la secuencia él mismo. “Interpretó toda la escena, salió perfectamente y después se retiró del set. En lo que se refiere a dominar el dolor, ésta es una de las cosas más increíbles que he visto”.