Header Ads

La Gran Apue$ta: Dirección de Fotografía de Alta Energía

Al director de fotografía Barry Ackroyd, el drama impulsado por diálogos de McKay le ofreció una oportunidad de cambiar el ritmo después de filmar aclamadas películas de suspenso y acción como The Hurt Locker, Captain Phillips y United 93. “Cuando Adam se acercó y me dijo que haría La Gran Apuesta, mencionó como referencia United 93 debido a que hay gran cantidad de acción en esa cinta, pero también es muy confinada”, explica el director de fotografía nominado a un Oscar. “Él y yo hablamos acerca de cómo elevar la energía de las escenas donde las personas hablan en oficinas para integrar al público en la conversación. Deseábamos que los espectadores sintieran que estaban en ese lugar con el sujeto y pudieran escuchar lo que se decía”.

McKay aprecia la capacidad de Ackroyd para crear sensaciones a través de su experta colocación y movimiento de las cámaras. “Barry utiliza una especie de técnica de filmación neo-vérité que genera cierta intimidad y urgencia dentro del cuadro. En contraste, si filmas con el tradicional cuadro de proscenio y tres capas de luces todo es más brillante y eso resulta intimidante para el público”.



Ackroyd colaboró de cerca con el diseñador de producción Clayton Hartley y la diseñadora de vestuario Matheson, que trabajaron antes con McKay en Tallageda Nights, Step Brothers y Anchorman 2: The Legend Continues. “Barry tiene el don de captar la humanidad de los personajes y transmite eso a nuestros jefes de departamento”, dice McKay. “Uno de los retos más grandes a lo largo de toda la película consistió en asegurar que nuestras locaciones y sets tuvieran vida propia por el modo en que se filmaron y se diseñaron, lo mismo ocurrió con el vestuario, los peinados y el maquillaje. Todo se debía sentir lleno de vida, con un poco de rispidez por la forma en que se presentaban las escenas”.

Ackroyd y McKay fomentaron una dinámica relajada en el set que permitió a los actores un amplio espacio para explorar sus personajes. “Barry trabajó con Ken Loach, que es muy amigable con los actores”, observa Gosling. “Él acomodaba las cámaras en la esquina de la habitación con grandes lentes, así que los actores nos podíamos mover libremente dentro del espacio e interactuar unos con otros de manera natural. Creo que todos hicieron su mejor trabajo en este entorno”.