Header Ads

La Gran Apue$ta: Los Advenedizos de Colorado y el Guerrero Zen

La tercera faceta de La Gran Apuesta implica a los novatos administradores de mesa de dinero conocidos en la película como Jamie Shipley y Charlie Geller, interpretados por Finn Wittrock y John Magaro. “Charlie es neurótico y le agradan los libros, mientras Jamie es más atlético pero también increíblemente inteligente”, explica Wittrock, mejor conocido por su excelente papel en la exitosa serie “American Horror Story”. “Cuando Jamie y Charlie descubren la burbuja inmobiliaria y analizan los números, los dos piensan, ‘¿Estamos locos o esto es verdadero?’”

Con objeto de prepararse para el papel de Charlie Geller, Magaro invirtió tiempo observando a los operadores de Wall Street. “Mi hermano trabaja en finanzas, así que visité su compañía de fondos de cobertura y les di un curso sobre colapso ahí”, explica Magaro. “Considero que Charlie y Jamie son jóvenes que funcionan como los personajes comunes en la película. Ellos en realidad no saben en lo que se meten cuando descifran cómo es la situación verdadera. Imagino que muchas personas en el público también aprenderán todo esto mientras ven la película”.



Trabajando en un garaje de Colorado donde crearon el Fondo Brownfield de US$30 millones provenientes de US$110,000 de su propio dinero, los jóvenes inversionistas recurren al ex banquero Ben Rickert (Brad Pitt) para que les ayude a asegurar un contrato maestro ISDA, el cual les permitirá eludir a los corredores y tratar directamente con los grandes bancos. “Ben es un fatalista neurótico que hace predicciones sombrías, come únicamente alimentos orgánicos y está convencido de que el mundo se acabará en cualquier momento”, observa Wittrock. “Pero aún tiene las conexiones con el mundo de la banca que Charlie y Jamie necesitan para acortar el mercado inmobiliario”.

Filmar escenas junto a Pitt, actor dos veces nominado al Oscar y productor ganador del Oscar, fue algo especial para los jóvenes actores. “Es asombroso trabajar con Brad”, dice Wittrock. “Es muy relajado y cualquier cosa que se requiera, la realiza sin problemas. Además es capaz de improvisar unos diálogos increíbles que te inducen a reírte, incluso en una escena donde habla por teléfono.

Antes de la filmación, Pitt se sumergió en las creencias poco convencionales de Ben Rickert. “El tipo real está convencido de que el cambio climático y las economías corruptas están destruyendo los recursos naturales”, resalta McKay. “Él de verdad piensa que el mundo se va a terminar en los siguientes 50 o 100 años. Brad expresa bien todo eso. Tiene algunas escenas geniales que improvisó, como cuando dice ‘No usen semillas de Monsanto; deben ser semillas puras’. O puedes verlo en el aeropuerto usando una mascarilla quirúrgica. Brad quiso profundizar en esta mentalidad debido a que Ben no es simplemente un espontáneo fatalista loco. Es un hombre brillante y todo lo que hace está respaldado por datos, incluso si la combinación de todo ello parece bastante loca. Ésta fue una de las cosas realmente divertidas para Brad cuando interpretó este personaje”.