Header Ads

Christopher McQuarrie y el legado de M:I

Cada director que se integra a la franquicia de “Misión: Imposible” aporta su propio sello. Aunque todas las cintas empiezan con el mismo icónico protagonista y el reloj con el tiempo a punto de agotarse, los estilos individuales hacen que cada nueva aventura sea distinta e impredecible. Comenta J.J. Abrams: “Algo que Tom decidió al principio sobre la franquicia de ‘Misión’ fue que deseaba un director diferente para cada película. Buscaba que cada una tuviera vida creativa propia, así pues, a pesar de que las cintas siempre siguen el flujo continuo del género de espías, cada una de ellas tiene su propio carácter. Siempre tienes a los personajes que te agradan, un villano excepcional y estupendas secuencias de acción, pero es algo innovador cada vez”.

En esta ocasión el director Christopher McQuarrie aportó sus habilidades como uno de los guionistas de acción más originales de la actualidad y su renombre por su estilo de narración aguda, de extrema tensión y suspenso. Él llegó con el deseo de rendir homenaje a los queridos personajes y al espíritu de altos vuelos de “Misión: Imposible” mientras forjaba el siguiente paso en su futuro.

Todo comenzó con su guión.

Según explica McQuarrie: “En esta trama quise conjuntar mejor al Dream Team de ‘Misión: Imposible’ y dar a todos los miembros de la IMF un papel importante. Hasta ahora cada una de las cuatro películas tuvo una dinámica de equipo distinta, pero en ésta hice una retrospectiva de la franquicia para rescatar a los mejores miembros y crear una especie de súper grupo... por supuesto con Ethan Hunt en primer lugar, pero también incluí a William Brandt, interpretado por Jeremy Renner, a Benji, interpretado por Simon Pegg, y a Luther Stickell, interpretado por Ving Rhames”.



También tenía el objetivo de llevar la serie a un terreno inexplorado. “Se me ocurrieron dos cosas que no habíamos tenido antes: un villano que fuera una amenaza física real para Hunt y una mujer fuerte y autónoma que compitiera con Ethan de igual a igual”, resalta McQuarrie. “Así que ésas fueron mis prioridades. De verdad deseaba poner a una mujer en un papel equivalente. Hasta ahora las mujeres interpretaron roles más funcionales en el universo de la IMF, pero con Ilsa Faust cambiamos las cosas un poco”.

Es la enigmática Ilsa Faust quien alerta a Hunt sobre la realidad de una terrible amenaza: El Sindicato, que se desarrolló para convertirse en un atroz imperio criminal. Al final de “Protocolo Fantasma” se menciona brevemente la existencia de El Sindicato como la siguiente misión de la IMF, pero McQuarrie tomó esa idea y la plasmó en “Nación Secreta”.

“Al principio Tom y decidimos que no queríamos seguir la trama de El Sindicato”, admite McQuarrie. “Pero cuanto más nos resistíamos, más orgánicamente se integraba en el guión. Tan pronto como comenzamos a trabajar en la historia, sentimos que plantear el peligro de El Sindicato era viable. De hecho descubrí que la franquicia de ‘Misión: Imposible’ es algo vivo que respira y que demanda cosas, en cierta forma te impulsa en la dirección que debes seguir”.

La negación de que exista El Sindicato por parte de la CIA y del gobierno de Estados Unidos también permitió a McQuarrie que Hunt y la IMF mantuvieran su clásica postura poco tradicional. “Ethan y la IMF siempre tienen conflictos con la autoridad”, dice McQuarrie. “El gobierno trata de mantener el orden, pero el equipo de la IMF se rige estrictamente por lo que es correcto y lo que no lo es. Es una excelente película de suspenso para el verano llena de fantásticos espectáculos, pero también representa en cierto modo los sentimientos del mundo real, donde la justicia y el gobierno a veces tienen distintas perspectivas”.

Como un eco de Tom Cruise, McQuarrie abordó el personaje de Hunt como un hombre que evolucionó y alcanzó un nuevo sentido que pone en práctica en “Nación Secreta”. “Creo que Ethan cerró un ciclo en este momento y aceptó que esta vida es su destino”, observa el escritor-director. “A lo largo de la franquicia siempre hubo la sensación de que es un héroe bastante reticente. Eso fue durante mucho tiempo parte esencial de su encanto; siempre se preguntaba, '¿en verdad estoy destinado a hacer esto?’ Pero nunca se puede mantener lejos de las misiones cuando lo necesitan y creo que por fin reconoce que la IMF es su familia y éste es él mismo. Ahora entiende que aquí es donde pertenece”.

El equipo de producción se entusiasmó con los conceptos de McQuarrie. Dice Don Granger: “Lo más especial de Chris es que aporta a esta película su capacidad de escribir una escena de un modo que muy pocas personas pueden hacerlo actualmente. Por encima de todo esto tiene una extraordinaria perspectiva para la acción en términos de que desea hacer las cosas prácticamente en la mayor medida posible. Siempre habrá la opción de mejorar las tomas con imágenes generadas por computadora, eso es innegable. Pero a diferencia de otros directores, Chris filma todo con las cámaras. Los sets, las acrobacias y la acción física, todo lo hicimos de manera real”.

David Ellison comenta: “Chris escribió y dirigió una increíble historia en la cual los cinéfilos experimentarán un nivel de tensión sin paralelo, atroces peligros y grandes hazañas. Él y Tom han hecho muchas películas juntos, así que aportan al set un profundo entendimiento creativo, al cual se integró también Don Granger, que trabaja con Tom hace 20 años. Esto formó un increíble grupo de talentos especiales y esperamos seguir haciendo películas con ellos durante mucho tiempo”.

Añade Dana Goldberg: “El guión de Chris genera una trama excepcionalmente intrincada donde nunca estás del todo seguro en qué lado están las personas, así que es una combinación muy interesante con la esencia de ‘Misión: Imposible’. Trabajamos con él en ‘Jack Reacher’ y sabíamos que es muy talentoso. Pero escribir y dirigir una película de ‘Misión’ es por sí misma una tarea casi imposible. Ya es bastante difícil preparar las secuencias y trabajar con los actores, pero volvía a casa cada noche ¡para perfeccionar el diálogo! Él y Tom nunca dejaron de mejorar el guión”.

Desde las primeras palabras en las páginas hasta el momento en que las cámaras iniciaron la filmación, McQuarrie trabajó en estrecha colaboración con Cruise. El escritor-director observa que como compañeros creativos ambos tienen una sinergia inusual alimentada por energías opuestas.

“En realidad Tom es el núcleo de ‘Misión: Imposible’ en todos sentidos, además se involucra inherentemente en el personaje y en la trama, así que tiene un sexto sentido único en el que todos podemos confiar”, afirma McQuarrie. “Me gusta trabajar con él, aunque enfocamos la realización cinematográfica en dos formas distintas. Yo me encargo de la parte lógica, el orden y la resolución de problemas. Tom se encarga de las emociones y de crear los retos. Así que nos impulsamos uno al otro. Él siempre pregunta, ‘¿Cómo podemos integrar carácter y humor en este momento?’ Quizá el personaje simplemente camina por la calle, pero Tom desea aprovechar cada segundo, cada gesto, cada parlamento… y esto es lo que convierte a esta serie en algo que funciona mucho más allá de las fantásticas e intrépidas secuencias de acción”.

El elenco completo quedó fascinado por la sinergia McQuarrie-Cruise. “Chris aporta fluidez a cada escena, hay movimiento y musicalidad en su forma de dirigir”, dice Rebecca Ferguson. “Pero el modo en que él y Tom trabajan juntos... es como poner sal y pimienta a la comida, forman un grandioso equipo juntos”.